miércoles, 10 de octubre de 2012

UN EJERCICIO DE BUEN CINE...THE MAN FROM THE EARTH (RESEÑA)


        A instancias de un buen amigo, finalmente visionamos the Man from the Earth...

       Un profesor de universidad, se marcha del lugar donde vive sin avisar diez años después de haberse instalado allí. Justo antes de marcharse, recibe la visita inesperada de sus compañeros de trabajo, que se presentan en su domicilio con la intención de despedirse de él...

        No he copiado ninguna sinopsis, porque todas mostraban parte de la trama  y no quería desvelaros nada de la película. Creo que parte de la grandeza de esta película, nace de su originalidad, así que he sido fiel a mis principios, y os dejo expedito el camino a la sorpresa si decidís verla. Simplemente os he puesto en situación antes de verla. Vamos pues a mi reseña:

Portada de la Pelí
     ¿Qué se necesita para hacer buen cine? Pues una buena historia, que sea original y que sepa captar la atención del espectador. Luego necesitaremos adaptarla a un buen guión, que enganche, que te tenga en vilo. Finalmente, tendremos que agenciarnos un puñado de actores "decentes" que defiendan bien su papel. Un director que lo mezcle todo y, un productor que crea en el proyecto. ¿Parece fácil? pues no lo será tanto, cuando vemos tantos truños en las carteleras de cine. Sin embargo, The Man From the Earth cumple todos los requisitos anteriormente expuestos. La película te tiene pegado al asiento durante una hora y media. Y te hace pensar... ¡ya lo creo que te hace pensar!. Es de esas películas que invitan a una charla-coloquio post-visionado. Porque no deja indiferente a nadie. Y lo más increíble, es que esto lo consigue con un ocho actores en estado de gracia que te trasmiten sus emociones...corrijo, que trasladan tus emociones en sus palabras (porque tu te harás las mismas preguntas que ellos... ¿será posible esto?)

Elenco protagonista

     El artífice de esta joya es el fallecido escritor y guionista Jerome Bixby . El encargado de dirigir es el hasta hace poco desconocido, Richard Schenkman. En su haber tiene films para Playboy, y algún que otro guión, pero recientemente ha dirigido la mediatica: Abraham Lincolm vs Zombies. De los actores poco os puedo contar, salvo que me llevé una grata sorpresa por poder volver a ver a William Katt. Aquellos que tengáis más de treinta lo recordareis por aquella maravillosa serie: El gran Héroe Americano. En fin, no quiero contaros mucho más de la película (en realidad no os he contado apenas nada) porque quiero que la disfrutéis tanto como yo la he disfrutado. Simplemente, deciros que el guión es impecable, esta plagado de pequeños detalles magníficos. La única pega, es el giro argumental final, quizás un poco forzado. Pero vamos, es sólo mi opinión.

Lo Mejor:


  • La original propuesta que hace la película
  • Te tiene pegado al asiento
  • Excelente interpretación
  • Volver a reencontrarnos con "El gran Héroe Americano"
Lo Peor:
  • Giro argumental final, un poco forzado
  • Que no haya llegado a carteleras ni a DVD.



                                  William Katt
   
 En resumen, película recomendadísima e inclasificable pseudocinedeautorcongotasdecienciaficción (¿existe ese genero?) si quieres ver algo diferente y que te deje buen sabor de boca, -¿a qué esperas?- Si eres de esas personas que quieren ver cine de teta-culo-pedo-pis encefalogramaplano, abstente. 4 darth taters.

4 comentarios:

  1. Esta me la han recomendado ya varias personas, y solo me falta ya encontrar un hueco para verla. A ver si la semana que viene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás igual que yo... la vi por "insistencia" y no por iniciativa propia. Y ¿qué quieres que te diga? BENDITA INSISTENCIA. Anímate, que creo que no te va a defraudar.

      Un saludo y muchas gracias por comentar

      Eliminar
  2. Tengo muchas ganas de verla, pero no la localizo por ninguna parte. A ver si alguien del Lado Oscuro me la puede pasar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coño Leonidas! Eso está hecho. Un abrazo

      Eliminar